Cómo crear un curso online y generar ingresos con tu conocimiento

Tabla de contenidos

  1. Emprendedores online obligados por las circunstancias.
  2. Entonces, ¿por dónde comenzar tu estrategia de curso en línea?
  3. Cómo crear tu oferta irresistible.
  4. ¿Qué va a enseñar el profesor?
  5. Cómo crear clases en video y materiales para mi curso.
  6. Dónde y cómo publicar tu curso online.
  7. El gran día: el lanzamiento de tu curso online.
  8. Vender es fácil, entregar es difícil.
  9. La transformación de tus alumnos.
  10. ¿Estás listo para crear tu primer curso online?

Es increíble creciente número de personas que cada día deciden educarse a través de los cursos en línea. Ya sea para emprender un proyecto, volverse más competentes en su profesión, o para resolver problemáticas personales, la educación online es un concepto que se ha adoptado de forma acelerada. Incluso, hoy día, de forma prácticamente obligada y accidentada para muchos.

Personalmente, desde el 2014 comencé a dar mis primeros pasos en la educación en línea. Originalmente no para proyectos propios, sino de otras personas, amigos y clientes.

Y en este artículo te quiero compartir mi experiencia personal, vivencias y responderte las preguntas y desafíos más frecuentes a los que los emprendedores se enfrentan cuando deciden crear su curso online para poder ganar un ingreso adicional o incluso, convertirlo en su principal fuente de ingresos.

Esto lo escribo con la esperanza genuina de motivarte y darte uno o dos consejos que te resulten útiles en tu proyecto de producto digital o curso en línea.

Emprendedores online obligados por las circunstancias.

Recientemente, mi esposa decidió emprender su propio negocio. Para ello, comenzó a buscar y comprar algunos cursos para formarse mejor en lo que iba a emprender. Incluso hasta nos estafaron con uno y acá te cuento toda la historia. Y su experiencia buscando y comprando cursos me hace ver que todavía hay MUCHÍSIMOS profesionales, incluso reconocidos expertos, dándose topes contra la pared creando sus propios cursos en línea.

Y creo que es algo natural y comprensible de cierta forma: la situación mundial actual (¡Cof! ¡Cof! Pandemia…) obligó a muchos a acelerar un proceso para el cual quizás no tuvieron el tiempo necesario de prepararse. La educación online ya venía a gran velocidad, pero con todo lo ocurrido en el 2020, se aceleró todavía más y vertiginosamente.

Muchos se tuvieron que convertirse en emprendedores online a empujones, sin saber y sin tener tiempo y una guía clara para saber cómo y por dónde comenzar. No tuvieron el tiempo como muchos otros que comenzamos a experimentar y jugar con herramientas que nos ayudaron a estar preparados para el peor de los momentos.

Entonces, ¿por dónde comenzar tu estrategia de curso en línea?

La mayoría de los emprendedores creen que crear un curso online se trata de tomar la cámara y ponerte a grabar como si no hubiera un mañana. En realidad eso es solo una pequeña parte de la estrategia.

Y te voy a decir algo que sonará muy obvio: tenemos que comenzar por el principio. Pero, ¿cuál es el principio cuando quieres crear un curso en línea? La respuesta es más sencilla de lo que te imaginas: Pensar en para qué quieres crear un curso.

¿Para qué quieres crear un curso?

¡Pues claro que para ganar dinero! ¡Duh! Pero para que tú ganes dinero necesitas dar algo a cambio, algo valioso. Nadie se saca la tarjeta de crédito para pagar si no siente que va a recibir algo que quiere a cambio. ¿Y qué le puedes dar a las personas, como profesional y especialista que eres en un área del conocimiento? Tu conocimiento y experiencia aplicados a la solución de un problema. ¿Pero en beneficio de qué o de quién? Y esa es posiblemente la pregunta más importante, o al menos, la primer pregunta que debes responder.

¿Para quién será tu curso?

Y aquí llegamos al principio: ¿para quién vas a hacer un curso? De esta pregunta se desprende TODO lo que harás a continuación: qué temas incluir, qué formatos y materiales, cómo y dónde es mejor publicar, precios, y mucho más.

Entonces, lo primero que debes definir es a tu ALUMNO / CLIENTE IDEAL. El alumno ideal tendrá mayores probabilidades de adquirir tu oferta que alguien que, bueno, que alguien para quien no es lo que tú estás ofreciendo.

Definir a tu alumno ideal te puede ayudar a:

  • Ayudarte a crear un curso más relevante y de mejor calidad para ese tipo de persona al que te quieres dirigir.
  • Vender más cursos, porque conoces sus necesidades y desafíos, creas un mejor producto que ayude a los alumnos y puedes hacer más y mejores campañas de marketing para el lanzamiento de tu curso.
  • Crear un mensaje y contenido más poderoso y atractivo para un nicho, lo que aumenta tus probabilidades de éxito.

¿Cómo encontrar a tu alumno ideal?

Si la primera pregunta es definir a tu alumno ideal, la segunda será el cómo, y quizás, una de las más difíciles de responder. Tu tarea aquí es agregar tanto detalle e información como te sea posible para conocer y visualizar mejor el perfil del alumno al que te diriges.

Algunas preguntas útiles que te pueden ayudar a pensar en tu alumno potencial son:

  • ¿Cuáles son sus metas y sueños?
  • Obstáculos y desafíos que le impiden lograr sus metas.
  • Preocupaciones y miedos.
  • Información demográfica: sexo, edad, etc.
  • Qué objeciones tiene respecto a lo que ofreces.
  • Y cualquier detalle e información que te sea relevante para conocerles mejor.

La tarea de definir a tu alumno ideal se facilita cuando tienes experiencia profesional amplia, porque ya has trabajado directamente con ese tipo de personas. Lo que es más, sabes que no solo existe un tipo de alumno ideal, puede ser que incluso tengas una variedad de perfiles muy concretos ya en mente.

¿Qué le duele a tu alumno ideal?

La idea de todo esto es conocer las necesidades y desafíos de tu alumno potencial y saber lo que TÚ como instructor puedes darle como solución.

Para ello, tengo un ejercicio muy sencillo pero efectivo sobre detección de necesidades.

En el marketing, hay un término muy común llamado puntos de dolor, que son problemas específicos que un cliente potencial está sufriendo.

Los puntos de dolor pueden ser muy diversos, y a veces los clientes potenciales ni siquiera saben con exactitud qué es lo que les está ocurriendo. Tu tarea en esta etapa es encontrar esos puntos de dolor y proponer una solución convincente y efectiva para que las personas tomen su decisión respecto a tu futuro curso online.

Básicamente, los puntos de dolor se dividen en las siguientes categorías:

  • Financieros: Están gastando demasiado dinero en su situación actual haciendo “X” actividad y necesitan controlar y reducir su gasto. Por ejemplo, una familia que está gastando demasiado y necesita aprender a controlar su gasto.
  • Productividad: Es todo lo que tiene que ver con la gestión de su tiempo, necesitan una solución que les evite desperdiciar su tiempo. Por ejemplo, en el trabajo las personas tardan 12 horas en completar un proceso, pero con tu metodología, se pueden ahorrar hasta 4 horas y reducir el tiempo.
  • Proceso: Hay un proceso que es muy problemático, un proceso interno que podría hacerse de una mejor manera. Por ejemplo, una metodología para ayudarles a facilitar el trabajo entre los miembros del equipo sin conflictos.
  • Apoyo: Es cuando necesitas ayuda en una etapa o proceso crítico. Por ejemplo, en el lanzamiento de un producto quieres a alguien que te ayude y guíe a tomar las mejores decisiones y cometer menos errores.

Entonces, lo que yo te propongo en este momento es que en una hoja de papel hagas una tabla sencilla de 4 espacio. En cada espacio vas a anotar los puntos de dolor de quien te imaginas será tu alumno ideal.

Tabla de identificación de puntos de dolor del alumno potencial

Por supuesto, estos puntos de dolor tienen que estar relacionados con tu área de expertise.

Por ejemplo, si tú quieres enseñar un curso de cocina, puedes definir un punto de dolor tipo PROCESO como “La persona se le dificulta cocinar porque no encuentra ingredientes fáciles de conseguir para hacer recetas sencillas“. Y en el área de PRODUCTIVIDAD puedes anotar algo como “La persona no tiene tiempo de buscar ingredientes y comida y necesita que le digan dónde conseguir todo en un solo lugar“.

Esto te puede ayudar por ejemplo, a pensar en crear un curso de cocina económica con recetas listas para una semana. Y como bono extra (ya hablaremos de los bonos), les vas a dar una lista de ingredientes y decirles dónde encontrarán todo lo que necesitan para la comida de toda la semana sin tener que romperse la cabeza ni perder tiempo.

La idea es que para cada punto de dolor puedas dar una propuesta o potencial solución que sea útil y atractiva.

Conocer a tu alumno ideal es la clave del éxito de todo lo que se desprenderá a continuación para tu proyecto de curso en línea.

Cómo crear tu oferta irresistible.

¿Recuerdas la película de El Padrino? “Te voy a hacer una oferta que no podrás rechazar“. La mayoría de los emprendedores se pierden de una planeación de oferta efectiva, lo cual es una verdadero problema, porque la oferta es un paso crítico en el éxito de tu negocio.

La buena noticia es que no tendrás que aplicar ninguna de las tácticas de la mafia italiana. Nuestro asunto es mucho más sencillo.

Para crear una OFERTA IRRESISTIBLE necesitas entender 3 cosas:

  1. Necesitas conocer a tu cliente potencial muy bien: para saber qué debes ofrecerle.
  2. Necesitas conocer tu negocio y tu nicho: para saber qué es lo más conveniente y redituable de hacer.
  3. Necesitas conocer a tu competencia: para saber lo que ya se está ofreciendo y cómo puedes destacar.

¿Qué es la oferta irresistible?

La oferta de tu curso se refiere a lo que vas a incluir en tu curso que lo hará más atractivo. NO me refiero al temario o contenido de las clases. Me refiero a lo que quieres que tu curso tenga: videos, audios, PDFs, eventos en vivo, webinars, sesiones de preguntas y respuestas, listas, bonos, etc.

¿Qué crees que puedas incluir que te haga destacar? ¿Qué formatos crees que puedan beneficiar más a tus alumnos? ¿Qué tipo de contenidos o elementos crees que nadie está haciendo que te podrían dar una ventaja?

Casi todos los emprendedores piensan que un curso online se compone solo de videos y ya, pero hay MUCHÍSIMO más que puede agregar valor a tu curso.

Para definirlo, tienes que pensar en tu curso como un producto digital compuesto de:

  1. Curso o contenido principal.
  2. Bonos y extras.
  3. Calidad y estándares.

¿Y qué es ese tipo de contenidos y formatos que puedes agregar? Permíteme te doy algunas ideas del tipo de recursos que pueden ENRIQUECER tu propuesta de curso en línea:

  1. Clases en video grabadas y en vivo.
  2. Sesiones de preguntas y respuestas.
  3. Clases en audio.
  4. Exámenes, cuestionarios y actividades.
  5. PDFs de todo tipo con diagramas, listas, etc.
  6. Y hasta pensar en el tipo de calidad de producción, porque no es lo mismo grabar algo con un smartphone que con una cámara profesional.

Entonces, en esta etapa tienes que pensar NO en los contenidos (ya llegaremos ahí) sino primero en los diversos formatos en beneficio de tu alumno potencial.

Cómo enriquecer tu oferta de curso online definiendo los tipos de contenidos y formatos

Por ejemplo, volviendo al ejemplo del curso de cocina (me gusta la cocina y practicar recetas, perdón, por eso las referencias). Si tu alumno ideal es alguien que quiere comer sano pero no tiene mucho tiempo para estar yendo a buscar ingredientes raros, tal vez un formato que puedas incluir son menús semanales muy sencillos pero ricos con la lista de ingredientes para preparar cada receta.

Entonces se me ocurre que podrías agregar hojas en PDF listas para imprimir y ofrecerlas como parte del curso.

Incluso, si hablamos de un alumno que no tiene mucho tiempo libre, pensar en demasiadas clases en video podría ser contraproducente. Las personas a menudo no tienen tiempo de sentarse frente a un computador a ver interminables horas de clases en video, entonces, es necesario pensar en un formato que les facilite la vida y les beneficie.

La clave está en pensar en lo que BENEFICIA a las personas y que a la vez ENRIQUECE tu curso en línea.

Para definir tu oferta irresistible vas a tomar la hoja de los puntos de dolor que hiciste anteriormente, y ahí en un pequeño espacio, vas a ir anotando los elementos de tu curso online que creas puedan beneficiar y ayudar a la persona.

Por ejemplo, puedes anotar algo como “Para resolver este problema, haré un par de videos y una guía en PDF para la persona” y así por cada punto.

Hacer este ejercicio de definición de tu oferta también te ayudará a contemplar todo el equipo que necesitarás para crear tu curso en línea e ir cuantificando el trabajo que necesitarás realizar.

¿Qué va a enseñar el profesor?

Ya que sabes para quién vas a crear el curso, y qué tipo de contenidos ahora si es momento de pensar en tu propuesta temática.

Es aquí donde debes comenzar a crear los contenidos que hayas definido previamente: si son clases en video, o clases en audio, PDFs, guías, cuestionarios, webinars, etc.

Y un tip ganador y además crítico: ¡Debes ser MUY ESPECÍFICO! Con mira de rayo láser.

Otro problema muy común en el que caen muchos emprendedores es ser poco o nada específicos y eso es muy problema muy grave. ¿Por qué?

Por que un mensaje específico, bien segmentado y de nicho es mucho más poderoso que una propuesta demasiado generalizada, vaga e imprecisa.

Te pongo un ejemplo: Hace tiempo tuvimos problemas con un cliente que quería hacer un curso que abarcara temas de salud, nutrición, bienestar, felicidad, finanzas personales, emocional, familiares y otro número de cosas más.

Los problemas fueron que…

  1. No hay manera de que un único curso pueda resolver tantas problemática o abordar tantos temas.
  2. El instructor quería hacer que el curso tuviera más de 120 horas de clases de video pero le estresaba y causaba problemas grabar tan solo el webinar de captación para el curso.
  3. Al tratar de vender el curso el mensaje se volvía demasiado confuso, el mensaje de ventas era demasiado vago: “Aprende cómo resolver tu vida, ser más feliz, ser más saludable, tener más estabilidad emocional, bla bla bla”. Demasiadas promesas que sonaban a cualquier cosa que no abordaban una cosa concreta.

Bueno, hubieron más problemas pero creo que esos eran los más críticos.

Enseña con un objetivo en mente.

Para resolver este problema, decidí adentrarme más en el tema del eLearning y cómo enseñar de una forma más efectiva.

Eso me llevó a un concepto que creo que muy pocos cursos toman en cuenta: los objetivos de aprendizaje.

Los objetivos de aprendizaje son la declaración de lo que se espera que el alumno logre al finalizar el curso. Cuando tu alumno finaliza el curso online, ¿qué nuevas habilidades, destrezas o pensamientos debe demostrar como evidencia de que hubo un aprendizaje?

El tener objetivos de aprendizaje en tu curso es el paso necesario para evitar la generalidad, ambigüedad e imprecisión en un curso. A ti como instructor, te ayudan a mantenerte dentro de una línea de creación de contenidos.

Y para ser efectivos, los objetivos deben cumplir 3 criterios básicos:

  1. Ser claros y directos: deben especificar las competencias que se desarrollarán, ser claros y entendibles, sin ambigüedad e imprecisión.
  2. Que correspondan a lo que se logrará en el curso.
  3. Orientarse hacia la transformación de tu alumno (hablaremos de eso más tarde).

Lo que vas a enseñar en el curso.

Una vez que ya hayas definido los objetivos de aprendizaje, ahora si es momento de comenzar a trabajar en tu propuesta educativa o temario del curso.

Y lo que harás es lo siguiente:

Vas a tomar una hoja de papel, o un documento de Google Docs o Word o lo que desees. En esa hoja vas a hacer una tabla con 5 columnas y tantas filas como vayas a necesitar.

Y en las columnas anotarás la siguiente información…

  • Columna #1: Número de clase
  • Columna #2: Formato de la clase (clase en video, audio, PDF, etc.).
  • Columna #3: Título de la clase.
  • Columna #4: Duración de la clase (si fuera el caso).
  • Columna #5: Entregables o recursos adicionales (si fuera el caso).
Tabla para organizar tus clases y contenidos

Al final, este documento será tu plan del curso, donde vaciarás todas y cada una de las clases y módulos que vas a impartir. Este documento te servirá para:

  • Cuantificar exactamente la cantidad de trabajo a realizar.
  • Imaginarte y obtener ideas sobre cómo enriquecer tu curso.
  • Usarlo para tener un panorama completo de tu idea de curso.
  • Usarlo como referencia para futuros materiales promocionales, como una página de ventas.
  • Usarlo como un documento de planeación para futuras actualizaciones y nuevos contenidos.

¿Ves como poco a poco vamos dándole forma y vida a tu idea de curso? Y todo con una genial planeación que aunque muy sencilla, es muy efectiva para emprender tu proyecto.

Cómo crear clases en video y materiales para mi curso.

Y ahora si viene lo más interesante, o al menos, la parte más llamativa de la creación de un curso online: el crear clases, el grabar video, edición y trabajo de producción.

Bueno, al menos para mí es muy llamativa. Pero sé que para muchos es muy intimidante el, por ejemplo, pararse frente a una cámara a grabar.

Y lo que puede hacer que la experiencia sea peor para muchos es el no tener ni la más mínima idea de los requerimientos técnicos para crear clases en video, o un audio, o una infografía y ese tipo de cosas.

Pero no te preocupes: desde que comencé a crear mis primeros cursos online hasta el día de hoy han surgido MUCHAS novedosas herramientas que te van a facilitar el trabajo.

Aquí la pregunta importante que te hago es, ¿qué tanto te quieres romper la cabeza? Hay varias formas de responder esa cuestión.

  • “Tengo mucho dinero como para pagarle a un equipo de producción profesional que haga todo por mí. Yo solo imparto mi clase.”
  • “Tengo mucho dinero para yo comprar el equipo necesario, aprender a usarlo y comenzar a crear mis propios contenidos.”
  • “No tengo tanto dinero y en este momento no puedo pagar una gran producción, necesito hacerlo de una forma sencilla al menos ahorita al inicio.”

Y déjame decirte que hoy es muy sencillo grabar un curso online. Bueno, sencillo es relativo. Lo que te quiero decir es que la tecnología ya no está al alcance de unos pocos. No te quiero decir que es muy fácil y que no te costará trabajo si es que quieres hacerlo tú mismo, pero existen hoy muchas herramientas que te facilitarán el camino.

Si quieres hacer esto tú solo se puede.

Solo que necesitarás algo de paciencia, tiempo y curiosidad para experimentar. Pero bueno, lo más difícil de crear son las clases en video, que como ya vimos, no es el único formato que puedes usar en un curso.

Y te tengo una muy buena noticia: En mi canal de Youtube tengo varios tutoriales que pueden ayudarte a crear estos contenidos fácilmente. Y además seguiré subiendo otros tutoriales nuevos mientras pueda. Acá te dejo algunos enlaces:

Te recomiendo suscribirte al canal para explorar más videos y no perderte futuros tutoriales.

No te rompas la cabeza.

Pero mi recomendación para ti, que eres emprendedor de los cursos online, es que: no te rompas la cabeza, ni te gastes miles de dólares en una súper producción. ¿Por qué? Te explico:

  • Porque si este es tu primer curso, aprenderás muchas cosas que te harán cambiar tu curso en el futuro.
  • Necesitas todavía seguir validando más tu idea de curso online después de su lanzamiento.
  • Espera primero a generar ingresos reales que te indiquen si vas por buen camino.
  • Es mejor tener una producción con el estándar mínimo, con poca inversión en tu primer producto digital.

Entonces, no te desesperes. El camino del instructor online es uno que nos deja muchos aprendizajes, incluso a los que ya llevamos años recorriéndolo.

Dónde y cómo publicar tu curso online.

Durante el 2020 surgieron muchas nuevas e interesantes plataformas y herramientas de todo tipo para publicar cursos en línea. O al menos ganaron un mayor auge debido a, bueno, tú ya sabes por qué.

El caso es que esto nos dio muchas opciones para variados tipos de instructores con diferentes necesidades.

Yo personalmente las divido en las siguientes categorías:

  1. Plataforma propia: un desarrollo pagado por uno mismo, suele ser un presupuesto muy elevado en creación y en mantenimiento. Tienes además absorber todos los costos (dominio, hosting, herramientas de software, etc.).
  2. Plataforma de terceros: por ejemplo, que alguien más te invite a impartir o subir un curso con ellos. No es una plataforma abierta a cualquiera, solo seleccionan a algunos instructores prometedores, de prestigio y trayectoria profesional. Lo único que aportas es tu conocimiento. Puede ser que ellos te graben o tú subas tus propias clases en video y recursos.
  3. Marketplace: una plataforma abierta donde cualquier persona puede subir un curso. Ellos te dan las herramientas para subir tus clases en video y gestionar las ventas. Hay plataformas de paga y otras son gratuitas que solo ganan una comisión de lo que tú vendes. Por ejemplo, está Udemy.com y Hotmart.

¿Mi favorita en este momento? El marketplace, específicamente Hotmart. Y no, esta no es una recomendación de afiliado o de paga. Debes saber que yo solamente recomiendo cosas que sé que pueden ayudar a otros sin buscar un beneficio porque quiero recomendaciones honestas.

Hotmart: el mejor marketplace para instructores que emprenden con su curso online.

Hotmart es una plataforma abierta para que cualquier persona que desee pueda subir su propio producto digital, como un curso online, un evento virtual o presencial, eBooks y mucho más.

De hecho hice un tutorial de cómo generar ingresos con tu eBook a través de Hotmart. Acá te dejo el video.

Pero, ¿por qué trabajo con Hotmart? Te explico…

  • No te cobran por el uso de la plataforma. A diferencia de otras plataformas de paga donde te cobran y aparte te cobran una comisión sobre las ventas.
  • Ellos solo ganan si tú ganas, porque su ganancia es una comisión por cada venta realizada.
  • Te dan todas las herramientas para publicar, vender y lanzar tu curso.
  • Es muy fácil de usar.
  • Es ideal para instructores y emprendedores latinoamericanos.
  • Te da un área privada para que solo los alumnos vean las clases.
  • Ellos te dan la tecnología de carrito de ventas para que tú solo subas tu curso sin preocuparte por programar cobros ni nada. Eso se hace solo y automático.
  • Al menos en México, es fácil cobrar las ganancias.

Plataforma propia VS Hotmart.

Personalmente yo he desarrollado mi propia plataforma de cursos online y decidí regresarme a Hotmart. ¿Por qué? Por los altos costos de mantenimiento, los cuales crecen cuando tu membresía de alumnos crece. Sin mencionar de que eventualmente el sitio web puede tener problemas y los alumnos se quedan sin entrar a las clases y tienes que entrar de emergencia a arreglar lo que sea que te esté dando problemas.

Prefiero dejarle esa trabajo al equipo de ingenieros y técnicos de Hotmart y mejor solo ocuparme de la creación del contenido y optimizar mi curso.

Por si te interesa acá te comparto el enlace al tutorial.

El gran día: el lanzamiento de tu curso online.

Y bueno, ya casi llegamos al final, a la parte culminante: el lanzamiento de tu curso en línea. Hemos recorrido un largo camino de planeación y producción y para este momento tu curso ya está publicado en la plataforma de tu elección.

¿Qué es lo que sigue? Planear el lanzamiento al público de tu curso online. Y aquí hay muchas variantes por responder y temáticas por abordar. En realidad, esto te va a dar tanto o quizás más trabajo que hacer el curso por si mismo.

Es más, el lanzamiento del curso es tan extenso que amerita un proyecto por si solo, pero voy a buscar darte una orientación para comenzar.

¿Qué es un lanzamiento?

Me regresé a escribir este pedacito del artículo porque hay un término que acostumbro a utilizar pero hace algún tiempo entendí que puede no resultar tan familiar o claro para otras personas y ese es el LANZAMIENTO.

Un lanzamiento es una estrategia para introducir o presentar un producto nuevo al mercado y a las personas (alumnos ideales).

El lanzamiento es una etapa crítica para generar ingresos con tu curso online, porque de lo contrario, las personas simplemente no se enterarán de la solución o producto que tienes para ellos.

Tan simple: sin lanzamiento no hay ventas ni ingresos. Un lanzamiento bien hecho es crítico para el éxito de tu negocio.

Lo más importante: crear una comunidad.

Si me preguntaran qué es lo más importante al momento de hacer un lanzamiento, resumido en un solo concepto, yo te diría que es la comunidad. Y al final de cuentas creo que todo se resume a eso, sea cual sea la estrategia que quieras usar para tu lanzamiento.

¿Por qué? Porque en el día del lanzamiento, ¿quién puede comprar tu curso si nadie te conoce y nadie confía en ti? Ahí el valor de tener una comunidad de seguidores, fans, suscriptores… Llámale como quieras, pero es crítico el tener a un grupo de personas que te vean como un referente en tu área profesional.

Por ejemplo, es mucho más fácil lanzar y vender un curso si tienes una lista de 10,000 suscriptores en email que si no tuvieras ni siquiera una página de Facebook.

Tus primeros esfuerzos de la venta de tu curso tendrán que ver con el ganar seguidores, de alguna u otra forma, mostrarles que eres un experto en tu tema y que tienes algo que puede ayudarles.

Si no tienes absolutamente nada en redes sociales o email o contactos, entonces tendrás que trabajar más para ascender.

Si tienes una trayectoria de años, tienes un canal de Youtube, o una página de Linkedin con muchos seguidores, entonces ya llevas una gran ventaja.

¿Cómo crear una audiencia / comunidad?

Entonces, ¿cómo comienzas a ganar generar una comunidad? Hay muchas formas. Pero al menos desde mi experiencia, trabajando como instructores y profesionales, diría que es demostrando que eres especialista en un área del conocimiento y que tienes algo valioso que darles que puede ayudarles a ser más competitivos, resolver un problema, etc.

Algunas formas específicas que se me ocurren que son muy populares y efectivas:

  • Tener redes sociales con contenido valioso y útil que sea seguidas por personas con el perfil de tu alumno ideal. Por ejemplo, si durante meses, o años, has estado atendiendo una página de Facebook compartiendo recetas útiles (volviendo al ejemplo del curso de comida), será más fácil en el futuro venderles un curso en línea, porque les ha gustado tu contenido previamente y llegas a ofrecer algo valioso.
  • Publicar contenido especializado.Si quieres atraer personas de un segmento, ¿qué hacer? Pues publicar contenido especial y de interés para ese segmento de personas. Esto es muy útil en el tema de páginas de Facebook, donde puedes segmentar por quienes ven tus videos.
  • Obtener datos personales de tus seguidores, como email, WhatsApp, etc. Esto puedes hacerlo a través de webinars y eventos virtuales que requieran registro.
  • Invertir en campañas de redes sociales. Una desventaja (pero ni modos, así son las cosas) es que hay que invertir para ganar visibilidad. De cuando en cuanto, te recomiendo invertir algo de dinero para llegar a personas que entren dentro de tu segmento de interés.
  • Hacer uso de lead magnets. Un lead magnet es un imán de prospectos, y es una pieza de información útil para un segmento. El usar lead magnets te ayudará a crear una base de datos propia de prospectos y clientes potenciales. Si no sabes cómo crear un lead magnet, acá te dejo un tutorial completo: https://youtu.be/LEQBEbu4VAw

Lanzamientos basados en paciencia y perseverancia.

Uno de los principales problemas de muchos emprendedores es que se desaniman fácilmente al ver que sus cuentas bancarias no se hinchan fácil y rápidamente de dinero con su primer lanzamiento.

El enriquecimiento exprés no es una meta realista de ningún emprendedor.

Crear y vender un curso en línea es como cualquier otro negocio. Esto va de tener paciencia y perseverar. No pienses que porque subiste un flyer de tu curso van a llegar los alumnos así como así a comprar.

La realidad es que quizás tengas que realizar varios lanzamientos antes de comenzar a generar ingresos. Ah, porque eso si, necesitas realizar lanzamientos o promociones periódicamente para generar ingresos de tu curso. Los lanzamientos pueden representar entradas fuertes de dinero para tu negocio, que es justo lo que necesitas en las etapas iniciales de introducción.

En mi experiencia, los cursos más populares y vendidos son aquellos que realizan lanzamientos y campañas periódicas, incluso mes a mes. Es decir, un mes te aparece la publicidad, y al próximo mes vuelves a ver la publicidad.

Pero por detrás de esa publicidad, seguramente hubo un emprendedor que hizo campañas, recibió retroalimentación, realizó ventas, reinvirtió ese dinero en su próxima campaña para hacerla crecer y mejorarla y volvió a lanzar su curso, llegando cada vez a más y más personas.

Si no tienes madera de perseverar entonces en esto no vas a llegar muy lejos.

Ahora, ¿cómo planear tu lanzamiento? Ese en realidad es un tema que podrías abordar de muchas maneras. No hay una sola estrategia, y nadie puede realmente garantizarte el éxito. Esto requiere tiempo, paciencia, inversión y esfuerzo.

Vender es fácil, entregar es difícil.

Pero en todo esto, te quiero hacer otra apreciación personal: el argumento más fuerte de venta no lo harás tú realmente, sino tus alumnos. Por eso, lo más difícil de todo esto no está en vender el curso online, sino en entregar lo que prometiste.

El testimonio es el elemento más poderoso que podrías tener para la venta.

Piensa en la última vez que compraste en Internet: estabas buscando algo en Amazon o Mercadolibre, encontraste algo de tu interés y que se veía muy prometedor. ¿Decidiste comprarlo así solamente? ¡No! Todos, antes de darle clic al botón de compra revisamos la reputación del vendedor y las opiniones de otros compradores para verificar si el producto es de buena calidad, si cumple con su objetivo, si es una buena opción con respecto a otros, ver si funciona, etc.

¿Y cómo eso aplica a los cursos en línea? Aplica en el sentido de que como instructor, debes velar por el éxito de tus alumnos. Si les prometiste algo, entonces debes asegurarte de que lo obtengan y se vayan felices.

Por eso no me gusta hacer promesas vagas e imprecisas en las páginas de venta, porque al final solo dificulta el entregar valor real a tus alumnos.

El testimonio como herramienta de venta.

Tienes que esforzarte en hacer que tus alumnos se sientan felices con su compra, y afortunados por haber tomado la decisión de comprar tu curso en línea, porque así…

  1. Ellos accederán a hacer una grabación hablando positivamente acerca de tu curso.
  2. Podrás usar esos testimonios como evidencia y prueba social de que tu curso es comprado por personas reales.
  3. Es más fácil convencer a otros cuando escuchan a otros que cuando escuchan al empresario diciéndoles que compren su producto.

La transformación de tus alumnos.

Por eso siempre digo: enfócate en la transformación de tus alumnos. Y para esto hay una analogía que me encanta.

Seguramente alguna vez jugaste Mario Bros de Nintendo. ¿Recuerdas a los hongos que te hacían crecer? ¿Y la flor de fuego? Bueno, imagínate a tu alumno como el jugador y a los elementos que ayudarán a vencer a sus enemigos y llegar al objetivo final del juego.

Tu curso online debe ser el vehículo que ayude a tus alumnos a vencer sus obstáculos y alcanzar sus objetivos y sueños

Tu curso online debe ser el vehículo con el cual los alumnos superen los obstáculos y lleguen a su objetivo final.

Nadie quiere tomar un programa online solo porque si. La gente está demasiado ocupada, endeudada y estresada trabajando como para pensar el estar sentado frente a una computadora viendo videos. La personas normales tomamos cursos porque queremos ser más competitivos, porque queremos mejores ingresos, porque queremos que nuestra vida y trabajo sea más fácil, porque tenemos un anhelo que lograr y no sabemos cómo, porque tenemos un sueño o ilusión y buscamos una forma que nos pueda facilitar el camino hacia ello.

Ten eso en mente y le harás un GRAN favor a tus alumnos. Piensa en la transformación de tus alumnos en cada paso de la creación de tu producto digital. Si haces una clase, ¿es real o solo es material para rellenar y que digan que es muy extenso?

Demasiado largo, ni lo leí.

Espero que este artículo te haya por lo menos dado una orientación realista de lo que es crear un curso.

Si todo esto te resultó demasiado largo y no lo leíste, te comparto los puntos clave:

  1. El primer paso es definir a tu alumno ideal.
  2. Tu oferta debe estar basada en lo que pueda facilitarle la vida a tu alumno y agregarle valor.
  3. Educa con objetivos de aprendizaje.
  4. Tu primer producto digital debe tener una producción sencilla, después puedes optimizar.
  5. Publica donde puedas tener todas las herramientas y facilidades para concentrarte en otras prioridades.
  6. El lanzamiento es crítico para las ventas e ingresos.
  7. Construye comunidad.
  8. Concéntrate en la transformación de tus alumnos.

¿Estás listo para crear tu primer curso online?

Si es así, te invito a unirte a mi programa de Aula Virtual · Instructores Digitales, donde ayudo a los expertos, especialistas y profesionales a llevar su mensaje en su primer o próximo producto digital.

Todo esto y más encontrarás en Aula Virtual, con acceso vitalicio, clases y contenidos en constante actualización, preguntas y respuestas y compartiendo generosamente estrategias y recursos que pueden resultarte valiosos.

Espero verte ahí. Te deseo mucho éxito en tus futuros proyectos digitales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de que tendrás la mejor experiencia aquí